ARTICULO PUBLICADO EN MICROMANÍA (1987)

Paco Menéndez

Es muy probable que el nombre de Paco Menéndez no os sea excesivamente familiar, pero seguramente sus programas ocupan un lugar destacado entre vuestros juegos favoritos.

Nombre:Paco Menéndez
Edad:22 años
Estudios:5º de Telecomunicaciones
Programas:Fred, Sir Fred, La Abadía del Crimen y Sophos, un diseñador de circuitos impresos.
Cuando surgió la idea de crear una nueva sección de programadores, pensamos que por estas páginas debían desfilar uno a uno todos los grandes de la programación. En esta ocasión le ha tocado el turno a un programador español.

-¿Cómo y cuándo aprendiste a programar? ¿Cuáles fueron tus comienzos?

-Tuve la suerte de estudiar en uno de los primeros colegios de España que incorporó la informática a las aulas. Comencé en 2º de BUP, estudiando Basic. Allí conocí a los componentes de Made in Spain, Charlie, Fernado y Camilo. Cuando estudiábamos COU el hermano de Charlie conoció en el SIMO a José Domínguez, y Charlie, Camilo y Fernando entraron a trabajar juntos durante seis meses, preparando la llegada del Spectrum a España y traduciendo los programas ingleses. Cuando el curso terminó dejamos Indescomp y Charlie, que era el único que tenía ordenador, comenzó a trabajar el Fred. Cuando volvió nos enseñó los gráficos y parte del laberinto que ya tenía hecho, y todos nos pusimos a trabajar en la versión de Spectrum, que tardamos dos meses en completar. Después llegó la versión de Amstrad y comenzamos a pensar en Sir Fred. Más tarde programé yo sólo Sophos, y ahora acabo de terminar La Abadía del Crimen.

-¿Piensas dedicarte profesionalmente a la programación?

-Todavía no lo tengo muy claro, pero lo que me gustaría realmente sería dedicarme a la investigación de alto nivel, probablemente dentro del campo de la informática, en concreto a la inteligencia artificial. Sé que sólo es posible este tipo de investigaciones en Estados Unidos, pero la idea de marcharme no me hace demasiada gracia. Tengo más mentalidad de ingeniero que de informático.

-¿En qué ordenador programas?

-La Abadía del Crimen ha sido programado en Amstrad, pero hasta ahora siempre lo había hecho en Spectrum. De todos modos creo que es mucho mejor trabajar en Amstrad porque, aunque es más complicado que el Spectrum, luego pasarlo a éste es mucho más sencillo.

-¿Trabajas solo o en equipo?

-La Abadía lo he hecho yo solo, aunque los gráficos los ha hecho Juan Delcán. De todos modos yo prefiero trabajar en equipo, porque solo es muy aburrido.

-¿Puede alguien hacerse rico programando juegos?

-Programando juegos es bastante difícil, porque hay mucha competencia.

-¿Cuáles son las diferencias entre el mercado español y el inglés?

-Sobre todo de mentalidad, en Inglaterra les gustan los juegos fáciles, siempre critican de los españoles que hacemos juegos muy complicados. En Inglaterra también tienen mucho éxito los conversacionales, aunque aquí, por problemas de idioma, no han funcionado. Ahora no sé cómo será la acogida de los nuevos conversacionales. Por lo demás el software que hay es el inglés, por eso no hay tantas diferencias.

-¿Qué piensas del software español?

-Creo que el software español tiene un nivel muy bueno, aunque sigue habiendo bastante poco, comparado con Inglaterra. Pero también es verdad que allí hay mucho software y gran parte de él es muy malo.

-¿Qué piensas de la bajada de precios?

-En principio, de cara al usuario me parece bien. De todos modos, creo que el software es caro porque hay demasiados programas. Un buen juego permite cubrir muchos ratos de ocio. Pagar dos mil pesetas tampoco es demasiado, además muchos chavales se gastan más en las máquinas de la calle. Por otra parte, también es verdad que si en lugar de salir, por ejemplo, 50 juegos al mes, saliesen sólo dos o tres, la gente pasaría mucho más tiempo con cada juego. Desde el punto de vista comercial desconozco si compensa, porque no llevo ese tema, sin embargo, para el programador es teóricamente perjudicial porque disminuye el porcentaje que se lleva, aunque también si hay más ventas a la larga será mejor.

-¿Qué programa te gustaría haber programado?

-Tampoco estoy muy al tanto de las novedades, pero a mí el que más me ha gustado ha sido el Knight Lore, y en general los primeros juegos de Ultimate. Pero yo siempre busco hacer algo distinto.

-¿Hacia dónde crees que se dirige el mercado de ordenadores?

-Cuando un ordenador se impone es difícil que se sustituya, aun habiendo cosas mejores; es evidente que el Amiga supera al Spectrum, pero creo que pasará mucho tiempo hasta que sea desbancado. Supongo que el Amiga y el Atari irán para arriba, pero no creo que se hagan juegos exclusivamente para el Amiga; pero sí se harán conversiones, hasta que no haya muchos no se aprovecharán las posibilidades. Aunque sí espero que se imponga el Spectrum de 128, porque el de 48 se me ha quedado pequeño.

-¿Cuáles son tus proyectos inmediatos?

-La verdad es que acaba de salir La Abadía del Crimen, y todavía no he pensado si haré otro juego. De momento, voy a trabajar con Opera Soft. Me apetece hacer otras cosas, y creo que en Opera se estan haciendo cosas muy interesantes en otro nivel de software.

-¿Qué tipo de juegos se vende más?

-Yo creo que los juegos con nombre se venden mucho. Ahora ha pasado la moda de las películas, y se han comenzado las conversiones de las máquinas de la calle. Creo que vende más un título que la calidad de un programa.

-¿Qué es lo más importante de un juego?

-Yo creo que los gráficos son una parte muy importante, a los ojos de la gente importan más que la calidad técnica. Puedes echar a perder un juego muy bueno si no tiene buenos gráficos. Yo cuando programo lo que más me gusta es experimentar cosas complicadas, que no se hayan hecho, y del tema gráfico no me ocupo directamente.

-¿Cómo surgió la idea de hacer La Abadía del Crimen?

-Yo quería hacer un juego en tres dimensiones, y cuando leí la novela de Umberto Eco "El Nombre de la rosa" pensé que mi programa debía tener un argumento tan complicado como el de esta novela. Busqué algo distinto, no el clásico programa agresivo de matar, prefiero hacer algo que haga pensar. La abadía es un programa un poco detectivesco; hay que pensar mucho, no tiene demasiada dificultad de manejo, lo que importa es razonar.

-¿Puedes dar algún consejo para quienes estén empezando?

-Desde luego es imprescindible tener interés, aunque deben dedicarse muchas horas y debe gustarte mucho. Ahora está más difícil que cuando yo empecé, porque el nivel de programación ha subido y no es normal que el primer programa que se haga sea comercializable directamente. Pero también es verdad que ahora hay más medios y más facilidad para aprender, hay muchos libros y revistas y mucha gente que sabe, y los puede ayudar. Aun así si el programa es muy bueno, en teoría no deben tener muchos problemas, dirigiéndose a las distribuidoras. Lo más importante es no desanimarse y seguir hacia adelante.