ARTICULO PUBLICADO EN MICROMANIA

LA ABADÍA DEL CRIMEN

Spectrum 128, Amstrad, MSX
Opera Soft


Por esta redacción han desfilado miles de juegos, algunos han pasado directamente al cubo de la basura, otros nos han mantenido atentos a la pantalla durante horas, pero sólo unos pocos, por no decir rarísimas excepciones, han conseguido sorprendernos. Sin duda, "La abadía del crimen" pertenece al último grupo, al de los "elegidos".

"La abadía del crimen" esta basado en la popular novela de Umberto Eco, "El nombre de la rosa". El argumento nos traslada a la Edad Media, en concreto a una abadía en la que unos extraños acontecimientos han perturbado la paz. Nuestro objetivo es desvelar el misterio y descubrir quién es el culpable del crimen. Adoptamos el papel de Guillermo de Occam, personaje histórico que destacó durante la Edad Media por su sagacidad y por su enfrentamiento con el papado. La historia cuenta que Guillermo viajó al norte de Italia para entrevistarse con el Papa y mientras esperaba en la abadía la llegada del representante de éste, un misterioso crimen pondrá a prueba su sagacidad. Guillermo, acompañado por un novicio, recorrerá cada centímetro de la abadía buscando la causa del presunto asesinato. Para aumentar el interés, disponemos sólo de siete días para resolver el enigma. Deberemos recoger cinco objetos, en el orden correcto y en el día señalado, de esta forma la aventura sólo puede concluir el séptimo día.

"La abadía del crimen" es un juego de lógica, los acontecimientos, así como los personajes, van desvelando el argumento, dándonos pistas que nos permitirán llegar al final. Aunque en teoría todo parece muy sencillo, sin embargo, podemos acabar de forma precipitada nuestra incursión en el terreno de un Sherlock Holmes cualquiera, si no respetamos las normas de la abadía. Existen faltas graves que nos pondrán de patitas en la calle y faltas leves que irán descontando nuestro marcador de obediencia. Un detalle muy importante del juego es que cuando nuestro protagonista permanece quieto durante unos segundos, escucharemos una musiquilla y en pantalla observaremos qué están haciendo otros personajes. Esto nos servirá de pista, ya que sólo aparecerán aquellas acciones que influyen en el desarrollo del juego.

Como bien habéis imaginado, "La abadía del crimen" es un juego para pensar, pero con los ingredientes y dificultades necesarios para que rompiendo moldes no conozcamos el aburrimiento. Cada pantalla está cuidada al máximo, conformando un extenso y complejo mapeado. De él podríamos afirmar, sin correr el riesgo de equivocarnos, que alcanza la perfección, tanto en los gráficos como en las complejas rutinas de movimiento. Un programa indispensable en cualquier colección que, sin duda, pasará a la historia como uno de los grandes títulos del software de acción. Sencillamente sensacional.

Cristina M. Fernández.